ECONOMÍA,

Redacción de Bakmer

bakmer.Guerrero@yahoo.com

(AGENCIAS INTERNACIONALES)-.  Un solo jefe de Gobierno sobrevive en su puesto en el quinto aniversario de la primera cumbre europea para hacer frente a la crisis griega: Angela Merkel.

Hoy recordamos que el 11 de febrero de 2010 los líderes europeos se reunieron en Bruselas para empezar a forjar el primer rescate, que luego dio paso a un segundo salvavidas y a una situación que a día  sigue lejos de resolverse, con un retroceso de un cuarto del PIB desde entonces, un paro del 25%, una deuda pública del 185% del PIB y, en fin, una crisis que sobrepasa lo económico y que ha terminado con Alexis Tsipras al mando en Atenas.

Un lustro después de esa primera cita, los ministros del euro acudieron anoche a la enésima reunión de emergencia sobre Grecia. Yanis Varoufakis presentó al Eurogrupo sus propuestas para empezar a negociar una solución a los problemas de Atenas, metida de nuevo en un lío.

La primera toma de contacto de Varoufakis con Bruselas fue todo lo complicada que se presumía, tras una gira que ha minado los apoyos de Grecia. “El ambiente no es el mejor por la retórica utilizada en Atenas”, resumía uno de los asistentes.

Con la cara desencajada tras más de seis horas de reunión, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, explicó pasada la medianoche que Grecia y los socios se enzarzaron en un debate “intenso y constructivo”, pero fueron incapaces de llegar a nada. Tsipras, personalmente y por teléfono, se encargó de tumbar el último borrador de conclusiones.

“La posibilidad de una extensión [del rescate] se ha discutido y es la opción preferida, pero no hay nada todavía”, acertó a decir Dijsselbloem. “El acuerdo podría llegar el lunes”, abundó Varoufakis ante la prensa.

Más información  sobre la crisis de Grecia en El País/Internacional